Ayotzinapa
López Obrador dijo que un grupo de militares participó en los hechos y anunció que se procederá penalmente en contra de ellos

Sí hubo militares vinculados a la desaparición forzada de estudiantes normalistas en Ayotzinapa ocurrida hace seis años. Se les va a detener y se les va a investigar a fondo para determinar su nivel de participación. Lo ocurrido fue una injusticia del Estado Mexicano y no quedará impune.

Estos son los conceptos, las ideas básicas del presidente y comandante supremo de las fuerzas armadas mexicanas Andrés Manuel López Obrador en el día del sexto aniversario de la desaparición forzada de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero.

El 26 de septiembre, la sede de las conferencias mañaneras en las que todos los días en presidente fustiga, descalifica y reprende a los medios de comunicación por atacarlo y no difundir buenas cosas de su gobierno, se convirtió en el lugar en el que reconoció el crimen de Estado cometido en la anterior administración del presidente Enrique Peña Nieto en contra de 43 estudiantes secuestrados, torturados y desaparecidos en hechos en los que participaron funcionarios federales, estatales y municipales.

María Martínez Zeferino, madre de uno de los desaparecidos y representante del grupo de padres de los 43 normalistas tomó la palabra y le reprochó al presidente la falta de acciones para llamar a cuentas a los militares del cuartel de Iguala que, como se ha demostrado plenamente, fueron los últimos en ver con vida a los normalistas les tomaron fotos y documentaron ante sus jefes quiénes fueron los que se llevaron finalmente a los estudiantes.

Ultima imagen de los 43 normalistas de Ayotzinapa en Iguala, tomada por soldados del 27 Batallón de Infantería de ese cuartel en Guerrero.

El presidente reconoció entonces que un grupo de militares sí tuvo participación en los hechos y anunció, guardándose el dato para el final del informe, que se procederá penalmente en contra de varios elementos de las fuerzas armadas –no especificó cuántos ni si serán del Ejército o de la Marina– y que en su gobierno no habrá impunidad.

Indignada por la falta de resultados a seis años de lo ocurrido, la mujer le dijo “yo sé que está en la mejor disponibilidad y se le agradece, nos da gusto ver que es más ser humano que los anteriores, pero sí pedirle que apriete un poquito más. Nosotros queríamos llegar hoy, 26, con algo más, entiéndanos, ya seis años y no tenemos nada”.

Sí nos dolió que el año pasado estuvieron saliendo varios libres, llevándose información, nos da coraje ver que los detienen, pero están encerrados y no dicen nada, no dan la información que tienen, agregó María Martínez.
“Dicen que a nuestros muchachos se los entregaron a la delincuencia, a nosotros no nos interesa eso, se los llevaron los policías, participaron militares, hubo videos, hubo fotografías, operaron el C-4.

“¿Dónde están todas esas pruebas?, ¿Dónde quedaron y cuándo les van a llegar a los militares, señor? Para nosotros cada día que pasa, pues ahora sí que nos desespera, llega día y noche y no sabemos nada, salimos y regresamos a la casa con las manos vacías”.

López Obrador respondió a la represente de los padres de los 43 normalistas el cuestionamiento directo sobre por qué no se ha procedido en todos estos años en contra de militares del 27 Batallón de Infantería de la ciudad de Iguala, Guerrero, ya que existen evidencias contundentes de que ellos los vieron con vida, los fotografiaron y les pidieron datos personales antes de que policías municipales los entregaran a sicarios del cártel de los Guerrero Unidos.

“Escuchaba yo, cuando estaba en campaña, que se decía que si estaba involucrado el Ejército en el caso de la desaparición de los jóvenes se tenía que proteger al Ejército, porque se afectaba a esa institución si se demostraba que habían participado en los hechos de Iguala.

“Yo, desde entonces, sostenía lo contrario; que si se aclaraba de que habían participado militares se tenía que decir, saber y castigar a los responsables, y eso en vez de debilitar a las Fuerzas Armadas, fortalecía a esa institución que es fundamental para nuestro país”, explicaba el presidente.

El hecho de que no exista encubrimiento es un avance, pero desde hay resistencias, porque todavía no termina de irse el viejo régimen corrupto y autoritario; todavía en todo el gobierno están ahí enquistados, pero no van a poder detener la voluntad que tenemos de que se haga justicia, agregaba Obrador para señalar por que se han dificultado ciertos avances en la investigación del caso.

Entonces soltó el dato sobre las detenciones de militares, que son el siguiente escenario de la investigación y que fueron intocables durante el sexenio pasado en relación con el caso de los 43 normalistas desaparecidos.
“No sólo es este informe. Vamos a seguir mes con mes informando, y yo voy a estar encabezando todo este proceso. Eso es lo que yo les ofrezco.

“No es que como hoy se cumplen seis años estamos aquí con ustedes y ya mañana nos vamos a olvidar, no: Mañana en la mañana, en la reunión de seguridad, quiero que me entreguen el informe si ya se detuvo a los que están prófugos y que tienen que ver sobre todo con las Fuerzas Armadas, y pasado mañana lo mismo, y todo el tiempo, y cada mes informarles, como lo hemos venido haciendo”, se comprometió el mandatario.

Y también que quede claro que no vamos a ocultar nada y no queremos simular para cuestiones de propaganda política. No nos importa eso. Queremos estar bien principalmente con nuestra consciencia, lo que siempre hemos dicho no robar, no mentir, no traicionar al pueblo, dijo Obrador.

Antes de las intervenciones de la señora María Martínez Zeferino y del presidente López Obrador, el presidente de la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia del Caso Ayotzinapa y Subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, daba un informe sobre los avances en la investigación y detallaba que la Secretaría de la Defensa Nacional ha puesto a disposición de la Comisión Presidencial y del Ministerio Público “a todos los elementos del 27 Batallón de Infantería de Iguala para presentar las declaraciones ministeriales necesarias que contribuyan con la investigación iniciando, en su caso, los procesos penales correspondientes”.

Omar Gómez Trejo, titular de la Unidad Especial de Investigación y litigación del Caso Ayotzinapa también habló y dijo que “a seis años de la noche trágica de la desaparición de sus hijos, les puedo informar que a partir de que estoy al frente de esta unidad hemos obtenido 70 órdenes de aprehensión, concedidas y otorgadas por los análisis de pruebas que los propios jueces han hecho, 34 órdenes para policías municipales, de las cuales ya se cumplimentaron 24, faltan 10”.

Además, indicó, hay otras 25 órdenes en contra de autores intelectuales y materiales de la desaparición, “y estas órdenes comprenden policías de diversas municipalidades, policías federales, miembros del Ejército, así como funcionarios y exfuncionarios de la extinta PGR y miembros de la delincuencia organizada”.

Al final del encuentro con los padres de los 43 normalistas desaparecidos el presidente López Obrador se comprometió a seguir adelante con la investigación y ofreció “disculpas en nombre del Estado, porque estamos ante una gran injusticia cometida por el Estado mexicano. Es un asunto de Estado”.

Y por eso ahora el Estado tiene que reparar el daño y tiene que aclarar lo que sucedió, y tiene que entregar buenas cuentas y tiene que haber justicia. Y ese es nuestro compromiso, añadió.

TE PUEDE INTERESAR: CASO AYOTZINAPA: PADRES DE LOS 43 NORMALISTAS EXIGEN INVESTIGAR A 3 MILITARES

Jorge Medellín
Jorge Medellín

Periodista en temas militares y de seguridad, con más de 30 años desarrollando estos temas en diversos medios de comunicación.

Comparte

0Shares
0