CJNG SEDENA ENFRENTAMIENTO
Tropas del 65 Batallón de Infantería se enfrentaron con un grupo de sicarios del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG)

Tropas del 65 Batallón de Infantería con sede en Coalcomán, Michoacán, se enfrentaron en combate con un grupo de sicarios del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) que los atacaron por sorpresa en una brecha utilizando vehículos con blindaje artesanal.

El enfrentamiento ocurrió en una de las brechas de la comunidad de El Charapo, ubicada en el municipio de Aguililla, cuando las tropas del 65 Batallón de Infantería fueron emboscadas por dos vehículos del autodenominado “Fuerzas Especiales Grupo de Élite” del CJNG, que terminaron huyendo del lugar dejando atrás las dos unidades que se incendiaron tras la respuesta de los soldados.

Un helicóptero de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) llegó al lugar del ataque para reforzar y apoyar a la tropa. Hizo sobre vuelo en busca de los agresores, pero no logró ubicarlos.
Reportes de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) indicaron que sólo hubo un soldado con heridas leves mientras que varios de los atacantes resultaron heridos y huyeron a una zona montañosa.

En el lugar del ataque quedaron dos unidades Hummer de la SEDENA desde las cuales los soldados repelieron el ataque usando lanzagranadas de 40 milímetros y fusiles H&K calibre 7.62 para detener a los sicarios.

Las imágenes tomadas por los soldados muestran a los blindados del CJNG ardiendo, uno sobre una brecha y el otro entre una arboleda, imposibilitado para moverse luego del contra ataque militar con lanzagranadas.

Los dos blindados del narco trataron de escapar al ver que la emboscada había fallado. Los sicarios del Grupo de Elite lanzaron una de sus camionetas –una Silverado reforzada con placas de acero– para abrirle paso a la Heavy Duty –equipada con una torreta y troneras laterales para fusiles automáticos–, ambas con esquema de pixelado verde olivo.

Los blindados del CJNG lograron mover a los Humvees militares, pero los soldados ya habían impactado a sus atacantes y sus vehículos comenzaban a incendiarse. Cuando los militares controlaron el lugar los sicarios ya iban en fuga, dejando algunas de sus armas junto a las camionetas.

Jorge Medellín
Jorge Medellín

Periodista en temas militares y de seguridad, con más de 30 años desarrollando estos temas en diversos medios de comunicación.

Comparte

0Shares
0