Inicio » CORRUPCIÓN » Los de abajo, la otra corrupción, la “corrupción chiquita” en los cuarteles militares

Los de abajo, la otra corrupción, la “corrupción chiquita” en los cuarteles militares

El presidente y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas Mexicanas, Andrés Manuel López Obrador, realizó una gira de trabajo en el estado de Tamaulipas. Estuvo en el cuartel militar de Reynosa para hablar sobre seguridad y otros temas. Una multitud se agolpó a las puertas de ese lugar ante la Suburban negra y blindada del mandatario. 

Eran civiles, familiares de la tropa acantonada en el cuartel de la 8ª Zona Militar que comanda el general de Brigada Carlos Arturo Pancardo Escudero. Un video muestra la llegada del convoy del presidente y los esfuerzos de la Policía Militar y de otros elementos por contener a la gente que se acerca rápidamente para echarle porras, pero también para reclamarle el abandono hacia sus soldados. 

“¡Presidente, señor Presidente!, ¡venga al campo, pero no le avise el general! ¡cáigale de sorpresa, coma con los de abajo, para que vea qué comen los de abajo!”, le dicen mientras le van entregando papeles, peticiones, cartas, más papeles en la ventanilla de la camioneta. 

El que grita, teléfono celular en mano, busca llegar hasta la puerta de la Suburban. Otros civiles que simpatizan con López Obrador impiden que los inconformes lleguen a él. Aun así, los gritos y reclamos, las invitaciones para que se dé una vuelta por el cuartel y vea la realidad que vive la tropa, suenan muy cerca de su coche. Es imposible que no los haya registrado. 

VIDEO: CAMPO MARTE MX

En la radio, en los canales de televisión, se escucha el bombardeo propagandístico del gobierno federal. Un mensaje de López Obrador previo a su Segundo Informe de Gobierno habla paternal y conciliador de su lucha contra la corrupción. Asegura que en la cúpula de su administración ya se erradicó, que esas prácticas no existen y no tienen cabida en su gobierno.  

El lunes 24 de agosto El Universal revela que tropas de la Base de Operaciones Mixtas (BOM) Nuevo Laredo, Tamaulipas, habrían ejecutado a un civil que estaba herido, maniatado y había sido secuestrado con otras dos personas por sicarios del Cártel del Noreste (CDN), quienes atacaron a las tropas de la BOM, fueron repelidos y murieron en el enfrentamiento. Fueron 12 los muertos.  

El diario muestra un video grabado por una de las cámaras de combate de los soldados en las que se documenta el probable asesinato de un civil que estaba vivo y maniatado en la batea de la pick up de los atacantes. La prensa nacional y extranjera ha repetido una y otra vez en estos días las frases “Está vivo, está vivo…mátalo, a la verga”, dichas por la tropa, grabadas por la tropa y negadas por la tropa en sus primeras declaraciones ante autoridad judicial. 

Un día después de las revelaciones de El Universal y cuando López Obrador y la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) no terminaban de digerir el marrazo de lo expuesto por el diario, otro medio, ahora El País, retomaba una investigación de principios de este año en la que documentaba las corruptelas de la SEDENA en la compra de material para fabricar cartuchos y otros insumos de la Industria Militar mediante compras a empresas fantasma hechas durante el último tramo de la anterior administración. 

Ahora, el diario español ahondaba en las transas del Ejército Mexicano mediante la utilización de más de 11 mil facturas de compra falsas, elaboradas por empresas inexistentes, en una serie de manejos ilegales documentados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF). 

Una segunda entrega ampliaba la evidencia sobre manejos oscuros y sin explicación de la SEDENA, manejos que implicaban empresas fantasma, sobreprecios, facturas falsas y contratos expres otorgados a compañías creadas unos días antes de las licitaciones y, obviamente, sin experiencia en la materia, compañías que luego de recibir los recursos desaparecían. Corrupción al más alto nivel. 

Corrupción: La transa chiquita 

En marzo de 2019 un grupo de militares en activo difundió en redes sociales una carta describiendo las corruptelas, abusos e irregularidades que se cometen todos los días en los cuarteles militares entre la tropa, contra la tropa y desde posiciones de mando. 

La reacción de la SEDENA fue inmediata y de gran molestia por lo difundido. El enojo incluía la exigencia de demostrar que lo publicado tenía sustento real, que era cierto, que ocurría todos los días y en todas o muchas o algunas de las unidades militares del país. 

El reclamo desde Lomas de Sotelo demandaba aclaraciones, porque lo difundido podría rayar en el exceso que suele acompañar al anonimato. En este caso, el anonimato era más que necesario y justificado: se trataba de denunciar los abusos cotidianos entre militares, entre la tropa, entre ese cuerpo que se la rifa todos los días contra la delincuencia y todos los días, de regreso a sus cuarteles, debe enfrentar a un enemigo distinto, pero que viste igual que ellos. 

La carta de los militares tiene más de un año de haber sido escrita y difundida en redes o enviada a algunos medios de comunicación. Habla sobre la otra corrupción, la que viven los de abajo, los que López Obrador ni siquiera saludó en el cuartel militar de Reynosa. 

¿Qué cosas han cambiado desde marzo de 2019 en el mundo de los de abajo? 

Ésta es la carta íntegra: 

“LA CORRUPCIÓN al interior del EJERCITO MEXICANO 

23 de marzo 2019. 

Nunca la erradicará AMLO, simulan acciones anticorrupción.
Simulación y robo disfrazado, los comandantes obtienen millonarias ganancias del mal uso de los recursos públicos y de los sueldos del personal militar. 

Esta es solo una muestra exponencial de la corrupción al interior del Ejército Mexicano, declaraciones reales manifestadas por elementos militares en todos los niveles, las cuales nos dicen que se simula el cumplimiento de las órdenes para evitar este tipo de prácticas de corrupción, pero en realidad nada se hace ya que estas prácticas están arraigadas y se toman de manera natural, dado que los superiores en algún momento hicieron lo mismo y al hacer una denuncia lo único que se obtiene es alertar a estos infractores para que perfeccionen las maneras de robar buscando así nuevos métodos para ocultar sus acciones de corrupción.  

1.- Robo en los servicios de alimentación (Raciones del personal Militar) Modo de robar: 

Cada mes un comandante del pelotón de intendencia (el administrador del comedor) recibe aproximadamente un millón de pesos para alimentar a 800 soldados de una unidad tipo batallón. 

Este elemento militar con el grado de capitán administra este dinero adquiriendo productos de muy baja calidad (inclusive junta los desperdicios de las centrales de abastos o productos ya caducados), para justificar estos gastos e inflarlos exige a sus proveedores habituales (cómplices) facturas que amparan supuestas compras a precios elevados; el más claro ejemplo se muestra en la carne que los soldados llaman monstruo porque no saben de qué animal es, siendo en muchos casos  de color verdosa por tanto tiempo de congelación, la cual es comprada a un costo de $14  pesos el kilo y facturada a $150 pesos  por kilo.  

Esto lo hace en contubernio con sus comandantes de unidad, comandantes de Zona y Región militar y los jefes regionales de los servicios. El capitán administrador cada mes da su mochada depositando cantidades de $50,000.00 pesos a cuentas bancarias de las esposas de estos jefes. 

Se aparenta que se está supervisando y verificando para que no exista este tipo de corrupción, pero los encargados de verificar que no se realicen estos atracos son los mismos comandantes que reciben una mochada. 

2.- Robo en cafetería (tiendas de venta al interior de cada batallón) 

Modo de robar:  cada comandante de batallón es el encargado de administrar las cafeterías para lo cual coloca a un oficial de su confianza siendo este el que lleve la contabilidad de las ganancias en ventas, comisionan de 5 a 10 soldados (casineros) para que ayuden a la venta de productos, se comercializan los productos a muy altos costos, como por ejemplo una botella de agua que por mayoreo en Sams cuesta $4 pesos es vendida hasta en $20 pesos, simulando que  es comprada a un precio mayor y aparentando que solo se obtiene un 20% de ganancia, además  colocan cocinas móviles donde venden tacos y comida que los soldados  comisionados (casineros) elaboran,  todo esto se hace  fiando el producto (gancho)  que cada quincena  se cobra a los  consumidores, obteniendo ganancias de $50,000 a $80,000 pesos quincenales por batallón. 

Hay unidades de adiestramiento donde los soldados no salen en 1 mes y los comandantes de región militar comisionan soldados (casineros) hasta con vehículos de cargo siendo estos acondicionados como tiendita. 

3.- Mujeres militares pagos sexuales (vistos por todo el personal y solapado por los comandantes) 

Descripción: Mujeres militares de bajos escrúpulos coquetean con cualquier mando militar con poder de decisión. Otorgan favores sexuales para no ser nombradas a un servicio que genere fatiga o para ser beneficiadas con franquicia, las omiten en las listas de servicio.  

En algunos casos son comisionadas a oficinas administrativas donde se encuentran cerca de su “protector” sin desempeñar servicios, esto con el fin de estar disponibles en cualquier momento para entregar sus favores sexuales, provocando así una carga excesiva de actividades a las demás mujeres y hombres militares. 

*En el argot de la tropa se dice se la anda picando el X (cabos, sargentos, oficiales, jefes y hasta generales). 

4.- Aspirantes mujeres entregan favores sexuales para ingresar al ejercito 

Existen casos en que aprovechándose de la necesidad del trabajo de las mujeres mexicanas los cabos o sargentos reclutadores, incluso los jefes de reclutamiento solicitan favores sexuales a las aspirantes para que aparentemente les ayuden a causar alta en el ejército mexicano, poniéndose de acuerdo y citándose en lugares alejados de las instalaciones militares para acudir a hoteles y moteles. De esta actividad nunca hay denuncia ya que la mujer lo hace por su voluntad esperando obtener el beneficio que por sí mismo se da y causan alta.  

Y jamás dirá que ella sobornó a la autoridad para ingresar al instituto armado.
*En el argot de la tropa se dice ya entregó las nalgas.

 
5.- Robo a aspirantes en los análisis clínicos civiles y fotografías 

Existen casos en que aprovechándose de la necesidad del trabajo que tienen los jóvenes mexicanos, los cabos o sargentos reclutadores se ponen de acuerdo con laboratorios clínicos civiles para que ellos les envíen a los aspirantes y por cada elemento los dueños de estos laboratorios entregan cantidades de $500 a $1000 por cada examen clínico que ellos realizan, pero en ocasiones los cabos y sargentos reclutadores hacen engañosamente que el certificado clínico presente algún error o lo demoran para solicitar nuevamente que se hagan estos estudios en el mismo laboratorio de análisis clínico. 

Algo similar pasa con las tomas de fotografías para el alta en el ejército, las cuales son tomadas por los fotógrafos internos quienes se encargan de hacer trabajos particulares y venden el juego de fotografías hasta en $1000 pesos y en ocasiones los cabos y sargentos reclutadores regresan las fotografías argumentando que presentaron algún error  para que se las tomen nuevamente  y como están en contubernio con los fotógrafos reciben nuevamente su comisión, éstas fotografías son reveladas en centros comerciales teniendo un costo no mayor a $30 pesos. 

6.- Préstamos (adelantar la quincena) Es normal que varios elementos a mitad de quincena ya no tengan dinero por lo que acuden a los pagadores militares a solicitar que les sea adelantada la quincena, el pagador accede por que tiene la seguridad que en los pocos días que faltan para llegar a la quincena él se quedará con el pago total que percibe el elemento, cobrando por este “favor” del 10% al 20%  tan solo por unos días de haber prestado el dinero, estas personas son unos agiotistas ya que se aprovechan de la necesidad obteniendo millonarias ganancias.
*En el argot de la tropa se te pide el 15% de leche. 

En este sistema de corrupción y robo existen múltiples formas colocando en la siguiente lista alguno de las infinitas prácticas que se hacen al interior del ejército mexicano y que realmente dudo que el presidente de la republica Andrés Manuel López Obrador pueda erradicar.

 
7.- Robo recursos de combustible (de vehículos oficiales). 8.- Robo de recursos para mantenimiento y papelería, solo se compran hojas y el personal militar se coopera para adquirir todo lo demás. (copias, tinta de impresoras, etc.).

 
9.- Robo de recursos para adiestramiento (compran explosivos a bajo costo y menor cantidad facturando a mayor costo y mayor cantidad).

 
10.- Recibir dádivas por escoltar (prestar servicios de seguridad particulares y momentáneos  a empresarios).

 
11.- Venta de artículos militares e insignias (el ejército no provee éstos y se venden establecimientos de artículos militares que en su mayoría los propietarios son familiares de militares) paquete gradúes, obteniendo ganancias millonarias.

 
12.- Cooperaciones para pago de gas.

13.- Cooperaciones para compra de muebles e insumos para los dormitorios.

14.- Cooperaciones para regalos de cumpleaños de comandantes.

15.- Propinas a gestores que acuden a sucursales  Banjército para tramitar préstamos.

16.- Gratificación por otorgar un permiso.

 17.- Gratificación para obtener cartilla militar
 (se evita incluirlos en las listas que les toca estar encuadrados).

 
18.- El diezmo en la compras mayores (vehículos, maquinaria, etc.) hay proveedores sin escrúpulos que entregan de un 10 a 20 % en efectivo o en especie (vehículos) cuando se les realizan compras masivas o flotillas.

 
19.- Corrupción en la construcción de edificaciones mayores (los ingenieros militares realizan compra de materiales y paralelamente realizan casas de lujo desviando parte de los materiales que se adquieren desde su punto de compra aunado a que facturan a precios elevados con beneficios millonarios para ellos y sus comandantes). 

Sé que existen más y podemos alimentar esta lista, solo pedimos que sea verdad. 

Jorge Medellín

Periodista en temas militares y de seguridad, con más de 30 años desarrollando estos temas en diversos medios de comunicación.

Comparte

0Shares
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *